Mi opiniòn sobre la lectura del capìtulo “Papà Lindo” del libro “El Hueco” del escritor colombiano Germàn Castro Caycedo es que esta parte en especial habla sobre aquellos personajes que no han sido “profetas en su tierra”, personas con unas cualidades y capacidades humanas que no han encontrado un ambiente adecuado en su lugar de origen para explotar esas capacidades y utilizarlas en beneficio de sus familias y de sus comunidades de origen.

Estas personas han tenido que abandonar todo lo que conocen para viajar a otras tierras en busca de oportunidades, en busca de una vida mejor. Al llegar al extranjero han tenido que enfrentarse a un sinnùmero de dificultades, pero las han logrado sortear gracias a su calidad humana: Gracias al trabajo duro, gracias a la humildad y el sacrificio. Al fin han encontrado un lugar en el que existen dificultades para progresar, pero estas se pueden superar con trabajo duro y disciplinado; no como en sus lugares de origen en el que en muchos casos la suerte estaba echada antes de que nacieran.

Muchos inmigrantes crean lazos de aprecio y cariño con los lugares que los acogieron; muchos se casan con lugareños y tienen descendencia con esa nacionalidad; muchos serìan capaces de hacerse matar por su pais adoptivo.

Pero, aun con todo esto, la nostalgia por el lugar de origen, por el terruño se hace presente; muchos aùn sueñan con ganar el dinero suficiente para poder regresar a su tierra natal, establecer un negocio y vivir pròsperamente ahì por siempre; muchos anhelan eso pero otros son conscientes de que regresar a sus lugares de origen serìa  incluso  màs difìcil que el viaje que emprendieron a sus nuevos hogares; serìa como comenzar de ceros en un lugar en el que todo puede pasar; serìa pasar de nuevo hambre y dificultades en un lugar en el que en muchos casos nada ha cambiado; muchos inmigrantes generan estos lazos de amor-odio con sus tierras de origen y tambièn deciden en ese caso solamente visitarla de vez en cuando; quererla de lejos como a esos familiares de los que estamos distanciados pero a los que aùn estimamos aunque sea un poco; se podrìa decir que es una relaciòn tortuosa pero en todos casos necesaria, siempre es necesario tener en cuenta el lugar del que venimos para no errar completamente el camino.

Advertisements